domingo, 4 de marzo de 2012

TRES PILARES FUNADAMENTALES

5.- TRES PILARES FUNDAMENTALES 5.1 .LIBERTAD DE EXPRESION Las radios comunitarias y ciudadanas en nuestra sociedad cumplen una misión esencial – como es la garantizar y ejercer la libertad de opinión y de expresión, hecho sí se considera que “ la libertad de Expresión es uno de los fundamentos esenciales de una sociedad Democrática”. Esta garantía constitucional comprende tres aspectos : 5.1.2.EL DERECHO A EMITIR OPINION que consiste en la facultad de toda persona para expresar por cualquier medio, sin coacción, lo que piensa o cree.- 5.1.3. LA LIBERTAD DE INFORMACION la que se presenta como un complemento de aquélla, que consiste en hacer partícipe a los demás de esa opinión, y 5.1.4. EL DERECHO A RECIBIR INFORMACION comprendida bajo el concepto de libertad de información, puesto que de nada serviría que se asegurarán las “ libertades de emitir opinión y la de informar”, si no se reconoce que los destinatarios- dentro de un régimen democrático- tienen como mínimo el legítimo derecho a una información oportuna, veraz y objetiva.- 5.2.FRECUENCIAS RADIOLECTRICAS PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD Las frecuencias radioeléctricas han sido recono cidas por el derecho Internacional como “PATRIMONIO COMUN DE LA HUMANIDAD”. Al igual que el aire, los océanos o la capa de ozono, las ondas que forman el espectro electromagnético, por consiguiente, no es de propiedad del Estado, ni de los particulares. Para regular las transmisiones y evitar interferencias, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), adjudica a cada Estado un determinado número de frecuencias, para que éstos las administren.- En la administración de las frecuencias, los Estados tienen el derecho soberano a reglamentar sus comunicaciones. Sin embargo, éste derecho se complementa con el deber de garantizar el acceso equitativo de todos los sectores sociales a las frecuencias de radio y televisión, a fin promover la mayor libertad de expresión y el más amplio pluralismo informativo. De acuerdo con esta normativa internacional, por una parte, los Estados tienen el deber de promover el mayor número posible de radios con el fin de que reflejen la gama más amplia posible de opiniones de la sociedad y, por otra, no pueden restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres o aparatos usando en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la libre circulación de ideas y opiniones”. – En consecuencia, en la administración de las frecuencias, desde un punto vista técnico, los Estados se encuentran sujetos a las normas y reglamentos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y, desde el punto de vista jurídico, en cuanto a la esencia y contenido del derecho a la libertad de expresión, a las normas contenidas en la conversación de derechos Humanos, Pacto de San José de Costa Rica.-De acuerdo con esta normativa internacional, por una parte, los Estados tienen el deber de promover el mayor número posible de radios con el fin de que reflejen la gama más amplia posible de opiniones de la sociedad y, por otra, no pueden restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres o aparatos usando en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la libre circulación de ideas y opiniones”. 5.3. LA INFORMACION EN LA RADIO COMUNITARIA La información tiene una finalidad social. Una triple finalidad donde se juega, el sentido mismo del trabajo de comunicación que hacemos las radios comunitarias. Para eso establecemos tres objetivos básicos de nuestro quehacer periodístico: 5.3.1. Informar para FORMAR Hace unos años, cuando se afirmaba esto, pensábamos inmediatamente en los programas educativos, es decir, de salud, consejos para el hogar, campañas etc. Estos espacios de instrucción siguen siendo necesarios. Pero hoy cuando hablamos de informar para formar nos estamos refiriendo, prioritariamente, a la formación de la opinión pública. A influir, a través de la radio, en la opinión pública. A generar o impulsar corrientes de opinión favorables a los intereses de las mayorías nacionales. 5.3.2. Informar para INCONFORMAR Buscamos informar para inconformar, para sacudir las comodidades de aquellos a quienes les sobra y para remover la pasividad de aquellos a quienes les falta. Las noticias, bien trabajadas, aun sin opinión explícita, sensibilizan sobre estos graves problemas y mueven voluntades para resolverlos. 5.3.3.- Informar para TRANSFORMAR r Una emisora puede aglutinar la opinión pública en torno a ideas democráticas... Puede influir poderosamente en las decisiones colectivas, articularse con los movimientos sociales y las organizaciones ciudadanas. Se trata de vincular la comunicación con el desarrollo local 5.4.- . La personalidad de una radio Hacer radio es definir y producir cotidiana y sistemáticamente la programación que le da vida a una emisora y que, por tanto, alimenta un tipo de relación de comunicación con una audiencia determinada. En palabras de López Vigil significa, también, responder a las preguntas "¿Para qué y para quiénes pensamos la programación? Se trata de determinar el eje central en torno al cual se diseña el conjunto de la programación. (...) Y para quiénes se diseña. Porque la audiencia no es un todo homogéneo. No hay un público, sino muchos públicos" Definir, entonces, el eje central, el perfil de una emisora de radio, es aclarar: ¿En torno a qué se organiza la programación radiofónica? Puede ser que prevalezca el objetivo periodístico, y entonces hablamos de una radio informativa. Puede ser que lo principal sea la música y el entretenimiento. O el género dramático, como ocurría con tantas emisoras de antes, donde los capítulos de las radionovelas se pisaban los talones unos a otros. Una programación puede definirse como participativa, y en función de esto diseñar sus espacios. O una radio feminista, que propone el enfoque de género como criterio organizador de su programación. O una radio ecológica, que se especializa en esta temática. Ese eje central, rector, en torno al cual se articula el conjunto de la programación es lo que llamamos perfil de una radio se trata de la cara de la emisora, de su personalidad" Distintas radios tienen, entonces, distintas personalidades. Pero las radios, en general, presentan características y potencialidades que les son comunes. "Ningún otro medio de comunicación colectiva tiene tantas posibilidades de utilizar el factor imaginal como la radio. (...) La capacidad y sentido de intimidad que produce la radio es uno de sus privilegios; la facilidad de transmisión y de recepción, su riqueza. El costo por millar de la radio es proporcionalmente más bajo al de cualquier otro medio masivo. (...) La radio es una fuente ligera y manejable de entretenimiento y de información instantánea. Por su flexibilidad es capaz de adaptarse a cambios de programación más rápido que cualquier otro medio y propicia la libertad de actividades diversas sin interrumpir a la gente, cosa que no es común en otros medios masivos" (FIGUEROA, 1997: 389).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada